LENTE REGIONAL
Libardo López, Candidato Liberal

Jorge Valencia Molina

En días anteriores se llevó a cabo en los salones de la Asamblea Departamental de Córdoba, la postulación del ingeniero Libardo López Cabrales a la Gobernación del departamento. Tal acontecimiento político, sin precedentes en esta clase de concentraciones publicas, congregó a personas de todos los estratos sociales en un acto que revistió un desbordante fervor popular.

No hace falta ser un maestro en política o un avezado observador para analizar lo que aconteció en aquel importante suceso político. Mas sin eufemismos de ninguna índole, podemos opinar que en la proclamación de Libardo López Cabrales, el liberalismo, pese al escepticismo de algunos copartidarios, aún conserva su ortodoxia en Córdoba, cuando en otras partes afloran innumerables grupos que, pomposamente, reciben el nombre de partidos. Aquí, en cambio, todavía podemos cantar y escuchar el himno del partido, como sucedió, enardecidamente, en el evento en referencia.

Mucho han insistido los portavoces del pesimismo cuando afirman y reafirman, en los mentideros políticos de la ciudad, en que son "los mismos con las mismas". En realidad puede que sea así. Pero entre "los mismos de siempre", se tiene que escoger al mejor, y el mejor, sin duda, es Libardo López Cabrales. Además -con toda razón lo decimos- representa al Partido Liberal y esto es, en efecto, garantía suficiente para que un departamento de inmensa mayoría liberal como lo es el de Córdoba, haya escogido no sólo al mejor, sino a un irreprochable liberal.

La exaltación del candidato tuvo momentos de euforia colectiva cuando en el recinto de la Asamblea, con un lleno absoluto, sonaron las notas frenéticas del himno liberal y todos los allí reunidos ufanamente comenzaron a cantarlo en voz alta, con aquella acendrada fe en los principios liberales que tanta popularidad le diera al partido de López Pumarejo y de Gaitán. SI lo que ocurrió aquí se repitiera en todos los rincones del país el ideario liberal se salvaría de la indiferencia de dirigentes sin ideología.

Tal como lo señalé atrás, cuando la proclamación del candidato liberal a la gobernación hubo un solo ganador: el partido. Ahora, después de haber asistido a tan exultante momento histórico, confiemos en la capacidad de Libardo José. Para muchos, entre los cuales nos hallamos nosotros, este candidato reúne especiales cualidades a su favor: buen profesional, serio, acucioso, transparente en todas sus actuaciones pasadas y ante todo, apolítico, un hombre de empresa que, a no dudarlo, hará una magnífica administración.

Debe quedar claro, asimismo, que nos sorprendió el acto de su lanzamiento. Porque allí en el recinto de la asamblea frente al mural sinuano de Grau, volvimos a regocijarnos con los vivas al partido y con el clamor popular cuando de centenares de gargantas liberales brotaba el viejo grito: íLibardo! íLibardo! íLibardo! íLibardo! y experimentamos la grata emoción de que el liberalismo, no solo estaba escogiendo al mejor cordobés, sino que se le estaba rindiendo un homenaje Póstumo al gran maestro de la política: Libardo López Gómez.


Regresar

© 2003 Diseño: Carlos Crismatt Mouthon
......................... Información Técnica .........................
Esta página está optimizada para verse con Internet Explorer 5.0 y resolución de 800 x 600
Hemos detectado que su navegador es

............................

Haga ésta su Página de Inicio
............................